Podcasts jurídicos

por

publicado el 11 noviembre 2015

Categorías: Abogado / Abogado TIC / Abogados / Abogados nuevas tecnologías / Noticias, Entrevistas, Opinión y Blogs / Opinión / Tecnología

Ahora todas las tendencias en marketing nos dicen que el vídeo es el rey, (¿y los podcasts?)que hay que tener presencia en las plataformas de vídeo más conocidas porque las búsquedas de este tipo de contenido está en auge. Lejos se quedaron aquellas épocas en que nuestras conexiones no permitían ver vídeos sin acabar con nuestros nervios por los cortes que se producían, las malas sincronizaciones o simplemente no se podía acceder; sin olvidar que nuestros teléfonos no permitían esos contenidos. Ahora todo ha cambiado tenemos smartphones que permiten ser nuestro sistema de entretenimiento para las esperas, viajes, desplazamientos y nuestras tarifas de datos (incluso con alguna plana que todavía existe) o estar conectados a una wifi nos permite disfrutar de los contenidos multimedia. Por todo ello, se nos dice que el vídeo es el rey. Ciertamente los grandes despachos con la capacidad que tienen están realizando vídeos de gran calidad y algún pionero o pequeño despacho hizo sus pruebas más que decentes de videoblog. ¿Tendremos algún “youtuber” jurídico famoso?

Y ¿qué fue del podcast? Si miramos a nuestro alrededor en el autobús, en el metro, en la calle o haciendo deporte vemos a muchísima gente con los auriculares puestos ya sea para escuchar música, la radio o el programa de podcast favorito. Por ello puede ser una buena oportunidad también para el sector jurídico lanzarse al podcast. Todavía recuerdo al compañero Andy Ramos con su pionero podcast Interiuris (espero que algún día nos de una sorpresa y haga algún programa especial ;). Las ventajas que tiene el podcast son muchas: facilidad de producirlos, quizá no requiera tanta preparación como el vídeo (cámara, realización, presentación, etc.), ni tampoco tanto tiempo en su organziación, realización y edición. La magia de la radio: un micrófono, un programa de edición,  utilización de herramientas como skype para permitir que otras personas participen y subirlos a plataformas como ivoox, itunes, o spreaker que permiten su difusión. A esto hay que sumarle, como he comentado, la posibilidad y facilidad para descargarlo en nuestros teléfonos y escucharlo en el momento que queramos o podamos, o disfrutando mientras hacemos ejercicio, viajamos, etc. Estoy convencido que es una gran oportunidad incluso para el sector jurídico. Permite difundir nuestro conocimiento, divulgar y hasta entretener (si es que sabemos hacerlo).

Como muestra David Maeztu se ha lanzado en la grabación de un podcast jurídico en torno al derecho de las TICs: Podcast TIC- Atic Abogados, seguro que en breve conoceremos más iniciativas como ésta y por nuestra parte alguna sorpresa os depararemos 🙂